El consumo excesivo de alcohol durante años puede conllevar tener problemas en el hígado como sufrir enfermedad hepática alcohólica, sin embargo muchas personas que no han consumido mucho alcohol, también pueden padecer una enfermedad del hígado conocida como esteatosis hepática no alcohólica.

Las personas que padecen esteatosis hepática no alcohólica no tienen antecedentes de consumo excesivo de alcohol.

Esta enfermedad en muchas personas no causa síntomas o problemas, por lo que en ocasiones no saben que la padecen. Cuando se presentan síntomas éstos incluyen fatiga, malestar general, pérdida de peso y dolor en el abdomen superior derecho.

La esteatosis hepática no alcohólica se produce cuando hay una acumulación de grasa en el hígado y ciertos factores como diabetes, sobrepeso u obesidad, colesterol alto, hepatitis viral, hipertensión arterial o ciertos medicamentos pueden ser factores de riesgo de esta enfermedad.

Para el tratamiento de esta enfermedad el objetivo es eliminar los posibles causantes o factores de riesgo del problema como puede ser la suspensión de la ingesta de diversos medicamentos o controlar el peso y la diabetes.

Para tratar el hígado graso no alcohólico también hay una serie de remedios naturales eficaces. Los siguientes remedios son los más comunes para tratar esta enfermedad:

  1. Ejercicio.

La pérdida de peso es uno de los métodos más eficaces para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Algunas investigaciones han encontrado que la práctica de ejercicio aeróbico y el entrenamiento de resistencia ayudan a controlar esta enfermedad hepática en los adultos.

Un mínimo de 40 minutos de moderado a intenso ejercicio aeróbico durante cinco días a la semana puede ayudar a beneficiar a los pacientes con esta enfermedad.  El ejercicio ayudará a mantener en equilibrio los valores de las enzimas y a mejorar la calidad del hígado en personas con enfermedad de hígado graso no alcohólico.

  1. Dieta baja en índice glucémico.

La eliminación de alimentos con un alto índice glucémico es vital para la prevención y tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Se deben consumir alimentos con un índice glucémico de 55 o menos como los huevos, cebollas, legumbres, ajo, manzanas, peras, brócoli, coles de Bruselas, repollo, zanahorias, alcachofas, y verduras de hoja verde.

  1. Cardo mariano.

El cardo mariano es un buen remedio herbal para mejorar la función hepática y tratar y prevenir la enfermedad hepática no alcohólica.

Los flavonoides que contiene el cardo mariano pueden proteger del daño hepático así como ayudan a  mejorar el proceso de desintoxicación, incluyendo el aumento del glutatión en el hígado.

Las investigaciones también sugieren que el cardo mariano es eficaz en el tratamiento de otras enfermedades relacionadas con el hígado como la hepatitis alcohólica, cirrosis o hepatitis viral.

La ingesta recomendada es de 900 miligramos de cardo de leche dos veces al día con las comidas.

  1. Diente de león.

El diente de león se utiliza a menudo para promover la función hepática y desintoxicar y metabolizar la grasa que se acumula en el hígado.

Puede tomar té de diente de león para tratar la enfermedad del hígado graso. Se recomienda beber tres tazas de té al día durante un período de tres semanas.

  1. Grosella espinosa india.

La grosella espinosa se utiliza en la medicina ayurvédica para el tratamiento de la enfermedad hepática. Contiene importantes antioxidantes que ayudan con la función hepática.

  1. Raíz de regaliz.

La raíz de regaliz es otro excelente remedio para el hígado graso no alcohólico, que también se utiliza en la medicina ayurvédica.

Un estudio comprobó que el extracto de raíz de regaliz reducía significativamente las enzimas hepáticas.

Tome té de raíz de regaliz una o dos veces al día.

  1. La cúrcuma.

La cúrcuma reduce la lesión hepática y la enfermedad del hígado graso no alcohólico mediante la reducción de la inflamación, reduciendo al mínimo el estrés oxidativo, alterando el metabolismo de la grasa, y mejorando la sensibilidad a la insulina.

La cúrcuma también puede ayudar a combatir la fibrosis hepática y el cáncer de hígado.

Puede consumir cúrcuma en té o utilizarla para la elaboración de sus comidas.

  1. Linaza  Vitaliah .

La linaza puede ayudar a prevenir el hígado graso no alcohólico mediante la mejora de la acumulación de grasa del hígado y el estrés oxidativo.

  1. Canela.

La canela además de ayudar a la digestión, también beneficia a la salud del hígado.

  1. Cilantro.

Este es otro remedio herbal para la protección del hígado ya que sus propiedades ayudan con las condiciones relacionadas con el hígado graso no alcohólico como la diabetes.